Parece provenir su topónimo del sustantivo latino “villa” con sentido de granja, quinta, hacienda campestre, más el antropónimo o nombre de persona Moronta o Mauronta, significado pues el lugar de la pequeña granja del repoblador Mauronta, en época medieval. No creemos por tanto que se trate de villa de moros o mauros.
En su término municipal y cerca de la ribera del río Carrión se levantó en su día, ya despoblado, el pueblo de “la Rebolleda”, de época medieval y no un campamento romano como se ha dicho.

De Villamoronta era natural Tomás Montes, crucificado en 1810 en un árbol a la salida de la capital de Palencia, durante la Guerra de la Independencia por las tropas francesas del general Lacalle, con pedestal en la avenida de Asturias de la capital palentina. Asimismo de esta localidad es natural Marcos de Celis, el más conocido torero palentino.

Dispuso Villamoronta en su término de una ermita dedicada a Nuestra Señora de la Antigua, cuya virgen sedente se guarda en la iglesia parroquial. En este pueblo tuvo varias heredades la Bailía de la orden de San Juan de Jerusalén de la localidad palentina de Población de Campos.
La “jota de Villamoronta” es famosa en el mundo del folklore palentino, una de las danzas más tradicionales.

Villamoronta contaba a finales del siglo XVI con unos 240 habitantes, a mediados del S. XIX con 208, en 1900 con 431, en 1930 con 538, en 1960 con 591 y en 2005 con 312.